Argentina es ahora más estable políticamente que Brasil

Macri

La continua rivalidad entre Argentina y Brasil, dos de las grandes potencias de Sudamérica, viene ya de lejos e incluye todos los ámbitos del país. La batalla que antaño libraron Pelé y Maradona se centra ahora en el entorno político y económico de ambos países, que se encuentra revuelto tras los últimos sucesos políticos de ambas regiones.

Pero lo cierto es que, al menos por ahora, la balanza se ha decantado a favor de uno de los dos países: Argentina ha ganado esta batalla, al menos en lo que a estabilidad política y económica se refiere. Con la sustitución de Cristina de Kirchner por Mauricio Macri en la presidencia argentina, la estabilidad política de Argentina se ha afianzado, mientras que Brasil y su presidenta Dilma Rousseff viven sus horas más oscuras.

Aunque Macri tMacriomó posesión de su cargo a principios de enero de este mismo año, lo cierto es que sus reformas empezaron prácticamente de inmediato. El programa del nuevo gobierno es ambicioso, especialmente en el ámbito económico, y pretende devolver la deuda a los creditores en un período cercano para poder reincorporarse cuanto antes a los mercados internacionales. A este objetivo le siguen el de restaurar unos niveles aceptables de inflación -que actualmente se encuentra alrededor del 30%- con las consecuentes mejoras para la población. Por el momento, los mercados y la población mantienen su apoyo a Macri, y así lo han demostrado las cifras.

También las relaciones internacionales apoyan la situación de bonanza de Macri. Hace apenas unas semanas Barack Obama aterrizó en Buenos Aires para celebrar dos jornadas de encuentros con personalidades políticas y empresariales argentinas. Esto supone un cambio importante que contrasta con la mala relación de la última década entre los Estados Unidos y Argentina.

En lo que respecta a Dilma Rousseff, su reputación y credibilidad se han visto seriamente perjudicadas por el escándalo de corrupción de Lula da Silva, antiguo presidente de Brasil. Su situación política es más complicada que nunca.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *